“Tu problema es que piensas demasiado.” -Dijo-.

Hace un par de años platicaba con un gran amigo. Uno de esos amigos con los que no tienes que convivir frecuentemente. Uno de esos que sabes que saben quién eres y viceversa. El equivalente a cuando un par de perros se huelen el trasero y saben perfectamente qué comen, dónde duermen, qué les gusta, si son pacíficos o si tienen rabia.

Así más o menos podría definirse nuestra amistad. No hemos hecho algún viaje importante juntos, no nos llamamos seguido; De hecho, jamás nos hemos llamado para vernos. Simplemente nos encontramos en el bar de la ciudad esporádicamente, justo cuando nos tenemos que encontrar.

Así es un poco nuestra amistad, sin embargo sabemos cómo y en qué andamos. Él es pintor. Siempre lo he admirado y lo sabe, aunque jamás se lo diría así, tácito. Hay un lenguaje impermisible entre ambos. En fin. Un día platicábamos sobre tatuajes. (Él es una especie de Hemingway, pero en bonachón y pacifista -lo de pacifista lo supe cuando olí su trasero-.) Y tiene un puñado de tatuajes hechos por un amigo suyo. Como casi todos mis amigos.  Como casi todos los de mi generación, y la generación de arriba, y la generación de abajo, y dos más arriba y tres más abajo.

Sí, tiene tatuajes como todos, pero los suyos no se sienten tan a la mode como la mayoría de los que veo en brazos, antebrazos, tórax, ingles, falanges, codos u omóplatos de mis demás amigos. Éste tipo tiene personalidad. No se baña y tiene personalidad. Lleva años sin una mujer y tiene personalidad. Es un personaje arquetípico del bohemio, antes de que verse bohemio fuera trendy. Un tipo auténtico pues. De los que toman Ron porque les gusta el Ron -Sí, como a Hemingway-.

Entre rones y anís -ese lo tomo yo- charlábamos sobre el momento de decidir hacerte un tatuaje. Le conté que he estado en una sala de tatuado, con la idea hecha y demás, pero que me arrepentía justo antes de que la aguja se entinte y me marque de por vida. No por miedo al dolor, ni por el estigma social ni por alguna de esas estupideces. Le contaba que me parecía una tendencia más que un acto realmente espiritual, o estético, o ritual, o diferenciador, o personal. Para mí el cuerpo siempre ha sido espiritual, o estético, o ritual, o diferenciador. Ni se diga personal. Que en veinte años o menos todos estaremos tatuados y aquel realmente dispar será quien conserve su piel fuera de tintas.

Me imagino de pronto un futuro cercano en donde todos lleven el old school, maori, geométrico, pin-up, tribal, hiperrealista,o cualquiera de los estilos de moda, y veo una homogeneidad en lo que en principio fue un agente distintivo, que no sé si me gustaría llevar en mi. No ahora y no tampoco en ese momento.

Por otro lado, las veces que he estado apunto de pincharme, decido que no es la persona ni el momento adecuado. Noto al tatuador estresado o haciéndolo por mero negocio, sin pasión. Lo cuál rompe su función ritualista-metafísica-espiritual en la que concibo el momento. Así que mi órgano más extenso sigue intacto.

Reviso estilos, intento diseñar algo o le pido a alguno de mis 18 (o más) amigos diseñadores que me ayuden a diseñar algo. Pero simplemente nada me convence. Me parece o muy cliché, o muy ridículo, o cualquier otro adjetivo que sirva para decrecer mi impulso de ir, pagar, entintarme la piel, curarme, y llevar en mi piel un dibujo para siempre.

Después de varios rones con coca y anises, el bonachón toma lentamente un aire, acaricia su barba y poéticamente pronuncia:

-Tu problema es que piensas demasiado.

Y desde entonces me quedé pensando.

“All my friends are mexicans…”

Por: Odín Solís //@sinojo

Foto:  Jaime Fernández // @jamesfphoto

 

Imagen

 

La espera saltó casi una generación para que el público mexicano pudiera presenciar el poderío de Soundgarden en el país. A finales de los 90 todos esperábamos que llegarán a venir, pero lo único que llegó fue su separación y con ello la muy escueta expectativa de que se reunieran y vinieran algún día. Pero sí ocurrió. Ellos al parecer lo sabían, desde el momento en que subieron al escenario y comenzaron con “Searching with my good eye closed” del Badmotorfinger (1991), y anticiparon lo que sería una noche llena de riffs, distorsión, gritos y sudor.

A pesar de no tener un lleno total, la idea era volar los sesos de los feligreses de inmediato. “Spoonman” fue el segundo tema que, como era de esperarse, encendió la mecha tanto de los fans puristas como la de los menos clavados con la banda y la escena noventera de Seattle. Aquí, Cornell mostró sus ganas de conectar con el público mexicano e intercambió  indians por mexicans en el segundo verso de la canción. “All my friends are mexicans…”

Parado sobre un monitor, con una pose mesiánica, brazos extendidos y una playera blanca, Cornell interpretó un tema sumamente esperado: ¨Jesus Christ Pose”. Matt Cameron, quién ya había estado en México con Pearl Jam varias ocasiones anteriores, en éste corte en particular demostró su capacidad física con esos fills tan demandantes y tan llenos de energía.

Para entonces el ánimo ya estaba efervescente, y aprovecharon para pasar por temas delDown on the upside(1996) como   “Rhinosaur”  para seguir con “Burden In My Hand” con un fraseo diferente y suavizado, pero que no quitó poder a la canción. De la misma época tocaron “My Wave” con un Kim Thayil que parecía ser una estatua viviente del rock. Épico. Con sus alucinantes riffs  cargados de testosterona, y su declarada fascinación por la afinación en Drop D, entre otras no muy comunes.

Sólo cinco canciones del nuevo disco, King Animal (2012) se intercalaron entre los viejos y desempolvados éxitos del viejo sonido Seattle, y fueron bien recibidas incluso, pero seguramente todos sabíamos que había una deuda que pagar. Ben Shepherd, tal vez siempre con un perfil bajo, y con el bajo eternamente en las rodillas, no dejó de animarse y animar al público frente a él.

Dejaron en evidencia que juntos son una gran banda y Chris Cornell parece saber que su mejor hábitat está junto a estos tres aguerridos del rock.  Después de “The Day I Tried to Live” Tocaron una joya que recordaron como su primer grabación para la SubPop Records –Legendaria compañía discográfica-: ¨Hunted Down” Screaming Life (1987).

Así empezó la mejor parte del concierto, la más ruidosa y estridente. “Loud Love” acompañada de un material visual que incluía time lapses de carreteras por la noche que nos llevaron inevitablemente a “Outshined”, que la gente no pudo dejar de corear. “Superunknown”, del disco homónimo, fue el puente para que la gente siguiera con la adrenalina arriba.

Bajando un poco el ritmo, ofrecieron “Fell on Black Days” y “Blow up the outside world” en la cuál los coros de los asistentes cerraron con las vocales. “Rusty Cage” como cima absoluta del concierto, melenas moviéndose en todo el panorama, luces intermitentes, cerveza derramada, gritos. La canción ideal para practicar el mejor headbanging posible. (Termina el set)

El enconre fue corto, pero lleno de potencia. La voz de Cornell, acompañada en algunas ocasiones de algún procesador, sonaba tan bien como en sus primeros años con Temple of the dog y las bandas precedentes; desgarrada, rasposa, con agudos muy afilados y graves ásperos y texturizados. Hizo el esfuerzo de agradecer en varias ocasiones en español y mencionó lo contentos que estaban de tocar en México. “You are champions” confesó en el micrófono refiriéndose a la audiencia.

“I Awake”  y “Just Like Suicide” perfectamente interpretadas sirvieron de preámbulo para continuar con “Black Hole Sun”, la cuál hizo que los asistentes pusieran celulares, encendedores y cualquier cosa que brillara a manera de velas en honor a esa balada, para finalmente cerrar con una mezcla de “Beyond the Wheel/Slaves & Bulldozers”.

Cornell abandonó el escenario y le siguió Cameron. Kim y Ben se quedaron para jugar con los monitores y los feedbacks hasta que al final una resonancia quedó solamente en los oídos de quienes asistimos. Resonancia que jamás podrá salir de nuestras cabezas, como ecos de un pasado de una generación del anti-heroe y su escena, extrañamente llamada grunge.                                                                                                                                                          

http://www.elfanzine.tv/2013/06/all-my-friends-are-mexicans/

Photofest 2013 -Conferencias

 

Por: Odín Solís / / @sinojo

En Photofest 2013 hubo conferencias de grandes autoridades en el mundo de la fotografía periodística y documental de talla internacional. Se llevaron todas a cabo en el Teatro Alameda, que después de su reinauguración ha venido a ser un gran foro para eventos culturales  y artísticos en la ciudad.

La primera de ellas fue por el fundador  de la agencia VII Photo y fotoperiodista Ron Haviv, quién nos presentó Fotoperiodismo con dispositivos móviles; Una charla en la que nos expuso  el debate que existe entre el llevar más de veinte años con un formato de 35 mm, y el adaptarse a un formato cuadrado completamente, como lo es para muchas aplicaciones de filtros como hipstamatic o instagram.

Planteó los cambios en la dinámica del mundo de la fotografía y como permutó de pasar días en el cuarto oscuro, a lo práctico e inmediato que es tomar una fotografía y compartirla con el mundo hoy en día. Para los fotoperiodistas el uso de dispositivos móviles se ha convertido en una herramienta más para ampliar y realizar su trabajo.

 Describió cómo a través de un teléfono móvil se pueden romper ciertas barreras con la gente a la hora de fotografiarlas. Específicamente en Haití, después del terremoto,  donde la gente estaba familiarizada de alguna manera con el teléfono móvil y fue más útil para él, en ese momento, contar con esa herramienta para capturar imágenes de los semblantes de la gente afectada por la catástrofe.

Además de exponer su tema, fue inevitable que tocara el tema del papel del fotógrafo en zona de conflicto, su experiencia como fotógrafo en Afganistán y otros países de medio oriente y explicó que su papel de fotógrafo lo utiliza como medio para publicar el horror que se vive en una guerra y tratar, con ello, de evitar que siga sucediendo.

La segunda ponencia estuvo a cargo de una organización local que imparte talleres de fotografía para personas invidentes denominada Buró Artesano, en la que nos narraron cómo fue que se unieron a Photofest a través de un programa de radio y amigos en común.

Por medio de un texto de carácter más bien poético explicaron cómo surgió el proyecto para impartir clases de fotografía a personas invidentes; siendo ésta una causa que busca potenciar la sensibilidad de aquellas personas que por algún motivo perdieron el sentido de la vista, o nunca lo tuvieron por una situación innata.  De esto nace Invisible, su proyecto enfocado en cultura y capacidades. 

Hubo testimoniales de los invidentes que toman el taller, en los que comentaron su metodología para tomar fotografías. Desde el instante en que deciden qué fotografiar, hasta el momento en el que toman como referencia los comentarios  de la  gente que ve sus fotografías y de ésta manera, apilando las opiniones y descripciones externas, ellos pueden recrear mentalmente la imagen que ellos mismos realizaron.

Becci Manson, una de las retocadoras digitales más reconocidas en el mundo, y conferencista de TED, inició contando cómo es que a través de explorar Photoshop de manera autodidacta llegó a convertirse en una de las mejores retocadoras a nivel internacional, trabajando con los mejores fotógrafos principalmente en anuncios publicitarios para marcas top.

Sin embargo ésta profesión no era suficientemente plena para ella dado que llegó a un punto de autorreflexión en dónde se cuestionó sobre qué era lo que la hacía marcar una diferencia entre ella y todos los demás. Fue entonces cuando decidió unirse al proyecto All Hands el cuál se encarga de apoyar voluntarios por todo el mundo con el máximo impacto y el mínimo de burocracia.

Compartió cómo, por medio de ésta organización, tuvo la iniciativa de ayudar con su trabajo a familias que perdieron todo por los desastres naturales en Haití y Japón. ¿Cómo? Mediante lo mejor que sabe hacer: Retocar fotografías. Y fue así que con un grupo de voluntarios fueron a Japón a retocar las fotografías de la gente. Fotografías gravemente dañadas por el tsunami.

El proyecto fue llamado Photo Rescue Program, e involucró 235 voluntarios remotos, de 20 diferentes países que retocaron unas 220 fotos familiares de manera casi perfecta beneficiando a unas 60 familias. Pero además, el equipo de Becci en locación, tuvo docenas de voluntarios que llegaron a limpiar meticulosamente alrededor de 70,000 fotos.

La última ponencia estuvo a cargo de Todd James, editor de National Geographic Magazine, quien dio una introducción al trabajo de un editor y habló sobre los puntos que considera claves para elegir una fotograma de entre tantos de un mismo objeto, animal o situación.  El elemento que destacó para poder elegir una foto fue simple: La sorpresa. Enfatizó en que el elemento principal con el que tiene que contar una fotografía para su publicación es el sorprender y generar un sentimiento nuevo que impacte.

Ejemplificó con diversas piezas publicadas en la revista, fotografías de alto nivel que acompañan los artículos, los cuales en su mayoría estaban relacionados con la evolución darwiniana – de la cuál confesó ser profundo seguidor- para describir cómo se conjugan la fotografía y el contenido literario en una publicación de divulgación científica.

En una charla amena, entregó 9 tips para organizar proyectos como fotógrafo, que en realidad eran más consejos de cómo llegar a ser disciplinado y autocrítico al comenzar a trabajar como fotógrafo. El primero de ellos era Practica. Practica. Practica. Y justamente a esa conclusión llegó, al mostrar la foto de algún molusco tomada en transparencia y con una simetría casi perfecta, llegó al punto en que un fotógrafo es bueno cuando tiene tan dominada la técnica que ya no necesita pensar que es lo que tiene qué hacer para lograr el resultado que desea. Cuando usa la cámara como una extensión de su mirada y logra los resultados que concibe.

Photofest 2013 fue una muestra y escaparate para todos aquellos que se interesan por la buena fotografía documental y el periodismo fotográfico, pero así también para el público que solamente gusta de disfrutar la fotografía per se.

Es evidente que, en su segunda edición, se vislumbra como uno de los festivales de su género con mayor proyección no solo en el país, sino a nivel mundial dado que conjuga organizaciones y personalidades de la fotografía internacional con renombre y talento, y seguramente comenzará a llamar la atención de manera progresiva en otras latitudes.Imagen

 

 

 

 

Photofest 2013-Exposiciones

Imagen

Por Odín Solís / / @sinojo

Fotografía:  Gustavo Saldaña / / @gussapa 

Hoy, 15 de abril, comenzaron las exposiciones de ésta segunda edición del festival. Plaza de Armas, Plaza de la Constitución, Andador 5 de mayo, Galería Municipal, Galería DRT, Galería GP, Museo de Arte son las sedes donde los espectadores pueden admirar el trabajo de un vasto número de fotógrafos nacionales y extranjeros dedicados al fotoperiodismo y reportaje fotográfico.

Una de las características del festival es el irrumpir el paisaje y desafiar el campo óptico del espectador que, tal vez informado o no del evento, transita por los lugares públicos en los que Photofest sitúa sus muestras y de alguna manera se sorprende por las dimensiones y formas de las estructuras temporales en los espacios públicos. 

La sede principal se encuentra en Plaza de Armas, donde se exhibe una muestra deWorld Press Photo, organización holandesa de alto renombre dedicada al fotoperiodismo y fotografía documental alrededor del mundo, en la cuál existen 4 salas con diferentes temáticas en forma de cubos. 

La primer sala está relacionada el conflicto de medio oriente. La temática abarca desde protestas en contra de los mandatarios Mubarak y Gadafi, hasta las violentas matanzas de civiles en Acapulco y ejecuciones en público en Irán. En la segunda podemos ver situaciones cotidianas y comunes de determinada región; Así podemos encontrar una niña africana lidiando con redes de pesca y sosteniendo un pez con su boca, una familia sufí sacrificando un cordero en el jardín de su casa o una modelo del Senegal posando en un lugar donde reina la carencia.

Las siguientes salas tratan en su mayoría sobre la devastación de los tsunamis en Japón y contiene fotos realmente impactantes sobre los estragos que deja un desastre natural de esa magnitud en una civilización. Al final de la sala hay una muestra de fotografía documental de naturaleza, en dónde podemos presenciar cómo un leopardo ataca a un guardia forestal por la espalda, hasta la inconsciencia humana en su maltrato hacia los animales; pasando por una fotografía en un mercado asiático en donde se vende aleta de tiburón y pez martillo, hasta un retrato sobre la trágica mutilación de cuernos de rinoceronte en África. 

Es una selección de fotografías que han dado la vuelta al mundo tanto por su impacto visual y su contenido, como por su estética y composición visual, ganadoras de premios y reconocimientos alrededor del mundo.

Por otra parte, en el andador 5 de mayo, la muestra de National Geographic presentaBeyond the Story, una demostración de fotografías seleccionadas por la revista de algunos de sus fotógrafos en las que siempre hay una historia extraordinaria y fuera de lo que la generalidad considera “común”: paisajes islandeses, verano en Rusia, muñecas en Yemen, una boda en Gaza, cadáveres franceses de 7,400 años de antigüedad, Egipto y su primavera árabe son algunos de los tópicos de ésta colección que bien merece reservarse un tiempo para apreciar.

Visible Invisibilización

Por: Odín Solís // @sinojo

 

Visible Invisibilización surge a partir del proyecto de tesis doctoral de la Maestra Gabriela Martínez, -quién funge a su vez como directora y curadora del mismo- en el cual plantea una problemática social actual en un contexto latinoamericano: Aproximaciones en torno a la violencia.

Éste es el eje temático en el cuál 27 artistas contemporáneos, de renombre y origen tanto nacional como internacional, formarán parte de la exhibición que será presentada en la ciudad de Querétaro del 16 de agosto al 15 de noviembre en distintos espacios públicos, museos y centros culturales, las piezas buscan generar en el espectador reflexiones personales y colectivas a partir de cada obra presentada.

En adición a la muestra, se ofrecerán actividades paralelas como seminarios, talleres, clínicas, conferencias y charlas impartidas por los propios artistas, especialistas y académicos, a fin de tener una experiencia enriquecedora sobre la problemática en cuanto a violencia que vivimos en América Latina, en específico México y Colombia que participa como país invitado.

Las sedes son diversas, y se cuenta con espacios fuera de la ciudad de Querétaro como lo es el Centro Cultural de España (ciudad de México).

Esta muestra de arte contemporáneo internacional tiene como objetivo principal generar mediante operaciones múltiples, reflexiones e interacciones con la sociedad, y aquello que lamentablemente es parte de la cotidianidad, la violencia. Para hacerla presente en formas y expresiones que nos acerquen a analizar y retomar acciones respecto a una problemática aparentemente invisible.

Artistas invitados

Teresa Margolles

Enrique Ježik (Arg)

Miguel Ángel Rojas (Co)

Pedro Reyes

César Martínez

Lorena Wolffer

Adela Goldbard

Edwin Sánchez (Co)

Artemio

Fernando Llanos

Ximena Labra

Joaquín Segura

Isaac Torres

Miguel Rodríguez Sepúlveda

Oscar Salamanca (Co)

Rubén Gutiérrez

Sayak Valencia

Taniel Morales

Andrés Orjuela (Co)

Yuri Hernando Forero (Co)

Enrique Hernández

Fausto Gracia

Los Rayos (Daniela Schmidt/Sergio Umansky)

Víctor Pérez-Rul

Yorchil Medina

Hilo Rojo

Toda la información está disponible en:

www.visibleinvisibilizacion.com

 

Tienes que ser amable… dicen.

Los caballos como todos sabemos, para poder ser identificados, se les marca con un sello distintivo que, al rojo vivo, quema el pelaje de su parte trasera e incluso cicatriza su piel con fines de definir la pertenencia. Cuando leo éste poema, que por supuesto no puedo poner en traducción al español -se pierde mucho, se pierde tanto…- recuerdo ese momento de iniciación para mí en la poesía. Ese acto que sin demandar mi aprobación me marcó como al caballo.

Estos días lo reencontré en un librito de 20 poemas del viejo “Hank” (en español por desfortuna) que fué el primero que tuve en mis manos de él, y recordé justo ese momento en el que, a manera de fulminante uppercut, llega una secuencia lógica y premeditada de palabras y te parte la mandíbula en trozos. Se me hizo el quote perfecto para iniciar a ésto a lo que siempre fuí tan renuente pero ahora encuentro catártico: un blog.

Image

No sé qué tan frecuente ni qué tan elocuente escribiré en éste espacio, pero trataré de desnudar mis tripas y compartir un particular punto de vista sobre no sé qué, pero algo. De lo que sí estoy seguro es de que ser amable en éste sentido jamás ha sido mi estilo y prometo insolentemente que seguirá no siéndolo.

Salud.

Be Kind

we are always asked
to understand the other person’s
viewpoint
no matter how
out-dated
foolish or
obnoxious.

one is asked
to view
their total error
their life-waste
with
kindliness,
especially if they are
aged.

but age is the total of
our doing.
they have aged
badly
because they have
lived
out of focus,
they have refused to
see.

not their fault?

whose fault?
mine?

I am asked to hide
my viewpoint
from them
for fear of their
fear.

age is no crime

but the shame
of a deliberately
wasted
life

among so many
deliberately
wasted
lives

is.

Charles Bukowski